Transparencia

diciembre 20, 2005

(publicado por primera vez el 16 de diciembre de 2005)
últimamente estoy haciendo bastantes entrevistas de trabajo, y una de las cosas que me llama la atención es lo expuesto que estás; lo desnudo que te sientes. las empresas que quieres que te contraten, o las intermediarias (de selección de personal), quieren llegar a conocer de tí cosas que ni tú mismo sabes.

las típicas preguntas son: ¿cuáles son tus defectos?; ¿cuáles tus virtudes?; ¿cómo actuarías si te encontraras en esta situación?; ¿qué crees que tus anteriores compañeros y jefes dirían de tí si les preguntáramos?; ¿dónde te ves dentro de cinco o diez años?; etc. realmente son preguntas que no te haces normalmente, pero que son importantes para uno mismo. de alguna manera al responder a estas preguntas estás siendo franco contigo mismo e intentas no caer en los engaños cotidianos (que utilizamos diariamente para salir del paso con la mayor agilidad posible).

es, por lo tanto, un buen ejercicio este de desnudarse ante uno mismo. en mi caso, supongo que cuando haya sido franco en las entrevistas, las empresas para las que las he hecho valorarán mi candidatura teniendo todas mis cartas sobre la mesa. eso es bueno, porque no quiero entrar en una organización que a los meses me conozca realmente, y determine que no quieren una persona como yo.

sin embargo, normalmente el candidato no tiene más que una somera idea de la empresa para la que va a trabajar y el puesto en que lo va a hacer. en muchas ocasiones, hasta que el proceso de selección no está avanzado no se sabe ni el nombre de la empresa. y si se conocen ciertos datos, ni mucho menos pueden compararse a las preguntas íntimas que pueden llegar a hacerte.

bueno, pues ayer me llamaron para hacer otra entrevista, y además de hacerme algunas preguntas sobre mí (después de haber visto el currículum en internet), me explicó con pelos y señales (todo por teléfono) qué tipo de actividad desarrollan, qué quieren hacer en un futuro próximo, qué puesto quieren ocupar, cuándo quieren que se incorpore la nueva persona, etcétera. me sorprendió la claridad y la facilidad con que me explicaba todo. tenía un punto de orgullo, nada arrogante, que me transmitía confianza en esa compañía.

eso me hizo pensar, que cuando no eres franco contigo mismo, cuando te ocultas sentimientos, pensamientos o hechos, estás haciendo las cosas mal desde dos puntos de vista. estás estableciendo las bases para tomar tus decisiones sin conocer tus pros ni tus contras, y estás transmitiendo esa imagen artificial que tú creas de tí mismo al resto de personas que te rodean. esta gente te tratará en función de esa imagen falsa, con lo que primero, alimentará dicha personalidad en tí (cada vez te creerás más el papel inventado), y segundo, cuando te conozca más a fondo descubrirá tu verdadera identidad, y puede que se sienta engañada y sufras sus consecuencias.

y toda esta retahíla viene a corroborar otra pseudoteoría de las mías: Transparencia es otra de las palabras incomprendidas.

One Response to “Transparencia”

  1. Ice Says:

    Holy shtnizi, this is so cool thank you.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: